Dieta sin lactosa y habitos de vida saludables.

554777_496410233705190_1516359370_n

Diseña tu dieta sin lactosa y escucha a tu cuerpo

Si ya has comprobado que efectivamente tienes intolerancia a la lactosa, es el momento perfecto para que elabores una dieta sin lactosa, que mejore tus digestiones y tu calidad de vida en general. Como cada persona es diferente, y no todo el mundo tiene la misma tolerancia a la lactosa, sería absurdo seguir una lista a rajatabla. Te recomiendo que escuches a tu cuerpo y actúes en consecuencia. Con la experiencia y apuntando lo que nos ha sentado mal en alguna ocasión, podemos hacernos una idea bastante precisa de lo que podemos tomar y en qué cantidades.

Bebe leche sin lactosa o bebidas de soja.

Yo particularmente, no he tenido que hacer cambios drásticos en mi dieta, la leche normal que tomaba antes para desayunar la he sustituido por leche sin lactosa. He probado de varias marcas, Kaiku, Hacendado, Carrefour, Pascual y todas me han ido perfectamente. La Carrefour es la más barata de las que he probado y no puedo decir nada negativo de ella. Casi siempre las consumo del tipo desnatada o semi. Si lo prefieres también puedes tomar bebidas de Soja. Es una dieta sin lactosa asi que puedes tomar lo que prefieras. Zumo de naranja, tostadas con mermelada, algunas galletas, etc

Come fruta a media mañana.

Si a media mañana tienes hambre, come algo de fruta, un plátano, manzana y huye de los bollitos. Como sabrás, existe una alta probabilidad de que cualquier bollo preprocesado esté elaborado a base de lácteos, asi que olvídate del Kit Kat, Bollycao, Donuts, y similares. Puede que dependiendo de tu intolerancia, por tomarlos un día no te pase nada, pero si lo haces a diario, quizá la cosa cambie. Por ello te recuerdo lo que dije antes, escucha a tu cuerpo e intenta acordarte de lo que te va bien o mal. Un sandwich también podría valer, pero recuerda que el pan de molde suele estar elaborado con lácteos y que muchos embutidos son tratados con lácteos también, aunque parezca mentira. Fíjate en la etiqueta y compra aquellos que tengan la menor cantidad de añadidos posible, aunque sean un poco más caros.

Cuidado en las comidas

A la hora de comer, ten cuidado. Si comes fuera de casa, te aconsejo que lleves contigo pastillas del estilo Nutira, porque te pueden salvar de más de un disgusto. En los restaurantes uno no sabe a ciencia cierta cómo se han elaborado los platos y esa inofensiva ensalada puede tener queso, ese plato de pasta también, ese filete empanado puede ser peligroso, etc. Y eso sin haber llegado a los postres, yogures, flanes, natillas, helados… todos son peligrosos. Lo dicho, si tienes que comer fuera, lleva tus pastillas a mano por si las moscas, al menos hasta que conozcas los menús de los restaurantes cercanos a tu puesto de trabajo y sepas qué pedir y qué no. Si por el contrario te preparas tu mism@ la comida, sólo tienes que asegurarte de no emplear lácteos mirando a los ingredientes. No le eches queso a los macarrones, no comas yogures, cuidado con esos batidos que has comprado en el súper. Establece unas pautas y consume los mismos alimentos regularmente durante la semana.

Come alimentos ricos en fibra

Otro consejo que me gustaría darte aparte de la dieta sin lactosa, es que consumas fibra. Yo hace años no comía nada de verdura y ahora es todo lo contrario, lo hago a diario. Realmente se nota a la hora de ir al baño y evitarás sorpresas incluso sin haber tomado lácteos por ir con el intestino demasiado “lleno”. Combina el consumo de verduras con una generosa ingesta de líquidos, por lo menos  6 vasos de agua grandes cada día o incluso más. Las verduras a veces no son muy apetecibles, especialmente para los niños. Yo desde luego ahora no le hago ningún asco a un buen plato de guisantes con jamón. Si quieres darte un capricho, como comerte un helado o si tienes una cena con los amigos, las pastillas de Nutira serán tu mejor aliado. He tenido la ocasión de consumirlas en ocasiones especiales y no me han fallado nunca. Actualmente estoy consumiendo la modalidad Forte que llevan más cantidad de lactasa y he podido ir de celebración e inflarme a comer sin ningún problema, e incluso degustar un pesado postre a base de dulce de leche y nata como si nada. Sólo debes fijarte en tomarte una pastilla justo antes de empezar a comer, y ella sola hará el resto. No importa si los alimentos con componentes lácteos están al principio del banquete o al final en el postre. Con estas pastillas no deberías tener problemas. En otras ocasiones las he tomado antes de comer pizzas de conocidas cadenas comerciales y tampoco he tenido la más mínima molestia y con los helados funcionan igualmente bien.

Haz deporte

Y para terminar, por favor, haz algo de deporte, aunque sea caminar media hora. Se nota mucho, llegarás cansado, y dormirás mucho mejor. A veces con el ritmo infernal de la vida moderna no nos queda tiempo para estas cosas pero si te lo puedes permitir hazlo. Estar en movimiento también favorece la actividad del intestino y podrás ir al baño con mucha más facilidad y constancia. Tú eliges, sal a caminar, a correr, monta en bici, ve al gimnasio, lo que quieras pero con moderación y sin pasarse, y quizá hasta tu estado de ánimo mejore y todo 🙂 La experiencia me ha demostrado que existen más formas de mejorar tu vida aparte de seguir una dieta sin lactosa, como son hacer deporte entre otras cosas. Ponlo en práctica y nos lo cuentas!

Deja una respuesta